Avatar

¡Atención! El planeta Tierra está jodido. ¡Necesitamos nuevas fuentes de energía para poder subsistir! Estamos en el año 2154. Nuestra carrera científica se ciñe a la colonización del espacio. Hemos descubierto Pandora, un planeta donde existe un tipo de mineral muy valioso, capaz de enriquecer a los primeros que se hagan con el monopolio, salvadores de la crisis mundial.

Casualmente (y mira que es casualidad), el lugar donde está ubicado el yacimiento del mineral está ocupado por una raza autóctona denominados los Na’vi, que no son más que unos bichos semihumanos altísimos con pinta de pitufos. Acostumbrados a vivir en armonía con el planeta, extraen sus conocimientos de la madre naturaleza, y tanto plantas, como animales, como ellos mismos, no son más que espíritus que pertenecen a Pandora. Por lo tanto, no van a salir de allí, a menos que logremos convencerles (ay, qué ilusos somos, pero por intentarlo que no quede…).

El aire de Pandora es tóxico (para ponerlo más difícil todavía), así que hemos creado unas criaturas llamadas Avatares capaces de ser manipuladas (o más bien diría poseídas) por los humanos. Los Avatares son criaturas mitad humano mitad Na’vi (aunque para mí que el ADN Na’vi se “comió” literalmente al ADN humano, porque de humanos tienen poco…), que pueden adaptarse a la atmósfera y a los peligros ocultos en la basta Pandora.

Así que no nos queda más que utilizar los Avatares para infiltrarnos entre los Na’vi e intentar convencerles de que se muden a otro bosque de Pandora (que oye, los hay a tropecientos, ¿qué más dará que os vayáis un bosque más para allá y nos dejéis a los humanos hacernos ricos?), y mientras nosotros empezamos a cepillarnos el bosque de los Na’vi, a ponerlo todo patas arriba y a extraer el dichoso mineral. ¡Y pa’ mí la pasta!

En fin, una buena película, no voy a decir que no, pero de ahí no pasa. Recuerda mucho a La Princesa Mononoke. Los paisajes son increíbles. La flora y la fauna de Pandora son cuanto menos curiosas. Pero el filme es muy, pero que muy, previsible. La trama poco compleja, y los personajes bastante planos, la verdad. Quitando esas 3 cosillas, es una buena mezcla de dos partes: la primera, un documental de Pandora; la segunda, acción por un tubo. Lo que está claro es que no deja indiferente a nadie. Así que os animo a verla si aún no lo habéis hecho 🙂

Anuncios

~ por Tortu en 9 enero 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: